lunes, 5 de octubre de 2009

FACEBOOK

Escuchaba a mis amigos hablando de Facebook para acá y Facebook para allá. Total, que ya, sintiéndome tonta, pregunté, ¿pero qué es eso de Facebook?, “¿No lo sabes?”, respondieron incrédulos, “pues si no estás en Facebook, no eres nadie!!”. A mí me creaba ansiedad. Me registré porque "todo el mundo tiene una cuenta" y no quería que si algún día alguien me preguntase que si tenía facebook tuviera que admitir que no tenía.. Cuando me llegó la invitación a Facebook lo cogí con cierto recelo. Tardé días en poner mi foto porque pensaba que eso no le interesa a nadie.
Pero luego me fueron llegando invitaciones, vi lo que la gente hace, que es contar un poco a qué se dedica en la vida, ponen algunas fotos, bromean c
on otros amigos... Y finalmente me decidí también a poner fotos y entrar en el juego.

Yo por "Facebook", como no entiendo nada, petición que me mandan, petición que acepto, mientras no pidan dinero, que tocarme el bolsillo ya es otro cantar. Yo no suelto ni medio céntimo por Internet, entre otras cosas, por que no lo tengo.

Para mí Facebook no está nada mal. Me permite cotillear un poco sobre amigos y ciberamigos que viven lejos, he podido contactar con algún familiar lejano y también permito que los demás cotilleen un poco sobre mí. Es otra manera de relacionarse con los demás que me permite seguir aprendiendo sobre relaciones humanas y mejorar un poco en esas "habilidades sociales" con los demás. Una de las cosas que me sirven del Facebook es que me hace acordar de los cumpleaños de los amigos y poder saludarlos, algo de lo que siempre me olvido.

Pero no sé, yo cuando veo gente que llevaba una vida normal y sana en el Facebook añadiéndose a grupos del "pan con nocilla","yo también saltaba baldosas por la calle" o cualquier fenómeno televisivo o vídeo del youtube... tengo un presentimiento de que esto no puede ser del todo bueno de ninguna forma... Cuando me envían bebidas o ricos platos de comida que hago me chupo la computadora o le paso la lengua a la pantalla?

Aunque no deja de producir cierta inquietud saber que la memoria de Facebook es ilimitada. Y que en su cerebro se hallarán almacenados, por siempre, las imágenes, las palabras y las emociones de nuestra vida. Incluso cuando ésta ya sólo pertenezca al pasado.

4 comentarios:

  1. Hola, Marta...

    Entonces procederá a crear mi pagina en facebook, para estar en la onda.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Me da un poco de recelo lo del facebook,pero tengo que reconocer que también tengo una cuenta, aunque no la utilice mucho.

    besitos guapa

    ResponderEliminar
  3. En fin, reconozco que 'hay que renovarse o morir' pero da como mucho palo 'engancharse' a esto.
    Para muchos no son más que herramientas de autoafirmación.
    Estan muy bien los amigos virtuales pero supongo que lo mejor de todo sigue siendo socializar en el mundo real, no?.

    ResponderEliminar
  4. bueno... te digo: yo no estoy en facebook...
    aunque, para decirlo con más propiedad, tengo una cuenta que en alguna oportunidad abrí para ver las fotos de una reunión que un amigo "colgó" y para ello necesitaba una cuenta... sin embargo, no tengo fotos, comentarios, y tengo un montón de invitaciones "sin aceptar" porque no me interesa... digamos que todavía me gusta la vida real por encima de la cibernética... jaja
    Para finalizar, es rico también sentirse en el otro segmento de las estadísticas, digo... para variar un poco!

    ResponderEliminar

Deja tu Huella:

LAS VISITAS