miércoles, 21 de octubre de 2009

Otoño

Me gusta el otoño, es cierto cuando me acusa la peque de la casa de mentirosa por haber dicho lo mismo en verano, y también me gusta la primavera y el invierno. Pero es verdad, me gusta “también” el otoño.

Me gusta la lluvia. En el otoño los días se hacen mas cortos, empieza el frío, las hojas amarillean y caen formando una alfombra y me encanta el ruido que hacen las hojas secas cuando camino sobre ellas. Me gustan los frutos secos de la época y el olor de las primeras castañas asadas. Oh! Las castañas asadas en el horno de leña en casa de los abuelos en la aldea. La abuela removiendo, de vez en cuando, las castañas y todos sentados alrededor del fuego con los dedos sucios de pelar las castañas y sobre la mesa, una taza de vino endulzado con miel...

Cerca de casa hay un campo a la orilla del río con cuatro castaños. Pues el sábado nos fuimos la peque, el pre-adolescente, la almohada con orejas y esta servidora y pasamos el día como las ardillas recogiendo castañas, para luego comerlas, no enfrente del horno de leña, pero si muy juntitos en nuestra pequeña cocina.

Por cierto, a veces la naturaleza es cruel, y aprendí, dolorosamente, que no se deben recoger castañas con sandalias.

9 comentarios:

  1. Me gusta como describes tus gustos, la pena es que no lo comparta, ya que no me gusta el invierno, ni las castañas (la unica comida que no me gusta).

    Volveré a leerte

    ResponderEliminar
  2. Hola Marta Álvarez, un placer encontrarte y poder leerte, tienes una forma maravillosa de describir esos "pequeños" momentos de tu vida.

    Lo dicho, nos leemos.

    Fdo: Pnpnk

    ResponderEliminar
  3. Hola, Marta:

    Con tus palabras has pintado un bonito cuadro de esta estación, que es también mi preferida (nací en el otoño de un Madrid aún incierto y convulso...).

    He paseado contigo y nos hemos deleitado con el crepitar de la alfombra de hojas en el parque... luego me has invitado a tu coqueta cocina a unas castañas calentitas y a un té con miel... ¡Mmmmmmm, qué bien me ha sentado todo!!

    Muchas gracias por este sutil momento y por tu visita "Mar adentro"... Me he quedado de una pieza con "aquel comentario de tu primo", ¡carayo! siento que te aguara la fiesta.

    Un abrazo desde mi mar lluvioso,a merced del barlovento...

    PSD: Me gusta muchísimo la frase que titula tu blog :"¡No te vistas, que no vas!" eso mismo me decía mi madre cuando había hecho alguna trastada y ya no íbamos al circo o a merendar como castigo, jajaja, qué recuerdos...

    ResponderEliminar
  4. Ya era hora de que llegase!! Estaba loco por ponerme la chamarrita, ver llover, y, cómo no, que se pusiera el castañero en la plaza! Ay, pequeños grandes placeres! Un beso, Marta!

    ResponderEliminar
  5. Tal como lo cuentas me va a acabar gustando el otoño a mi tambien.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  6. Vengo de paseo y me gusta tu otoño.

    ResponderEliminar
  7. Bonito retrato de esta estacion tan llena de colores, sonidos y olores.
    Bss

    ResponderEliminar
  8. que buen post!
    Lástima que solo deba imaginármelo (lo del otoño) porque en mi país (ubicado entre el trópico de cáncer y el trópico de capricornio) básicamente solo tenemos dos estaciones: una estación seca y muy cálida, y una estación lluviosa que a su paso deja un poco de frío y vientos al final del año. Definitivamente prefiero la estación fría...
    Eso si, hay lugares en mi país, especialmente las playas (de ambos océanos, pacífico y atántico) y la región boscosa tropical, donde las épocas climáticas también son dos: una muy cálida, y otra realmente muy muy cálida... jajaja
    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. hola somos TIPEX y LINSAY, y nos gustaría que participaras en el proyecto que estamos comenzando, en la creación de un blog, de dar a conocer blogs, con la calidez y calidad del tuyo, en los que se harán comentarios en referencia a tu manera de escribir, las reglas las encontraras en una de las entradas.
    Te esperamos en http://corazonsimple.blogspot.com/
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Deja tu Huella:

LAS VISITAS