domingo, 13 de septiembre de 2009

MI ULTIMA LECTURA




La Conjura De Los Necios es una disparatada, ácida e inteligentísima novela. Pero no sólo eso, también es tremendamente divertida y amarga a la vez. La carcajada escapa por sí sola ante las situaciones desproporcionadas de esta gran tragicomedia.
Ignatius J. Reilly es un orondo, descuidado, egoísta, vago y misántropo treintañero en paro que vive con su madre en la Nueva Orleans de los años 60. Cuando una borracha señora Reilly sufra un accidente de coche, Ignatius tendrá que empezar a ponerse a trabajar para sufragar los gatos del siniestro.
Hay tramos del libro en el que es difícil parar de reír y además al ser Ignatius tan miserable consigue que hasta el lector más zafio se sienta bien consigo mismo. Conste que no lo digo por mí, ¡que hay lectores bastante más zafios que yo!
El estupendo manejo narrativo y la hábil descripción de ambientes y personajes, la agudeza en los diálogos, y una perspectiva social crítica con grandes dosis de mordacidad son algunas de las características halladas en este divertido, agridulce e inolvidable libro de claves autobiográficas en la identificación del autor con el antihéroe protagonista
Es una lectura inteligente donde la frescura del protagonista y su madre, nos permite leer una critica hacia el comunismo, el fascimo o incluso el capitalismo, aúnque el concepto de cada uno de ellos varie en función del punto de mira de la historia.
Por último reseñar, yo creo que este libro no te mantiene indiferente, menos con la frase que le precede. Al final, mi forma de ser y mi personalidad me hacen apoyar la actitud de la madre, pero visto como acaba la historia, tengo la sensación que no entendí nada,.... o simplemente soy una necia mas.
Tras terminar La Conjura De Los Necios, a sus 32 años, el autor intentó infructuosamente que la publicasen. Ello derivó en una profunda depresión que le condujo al suicidio. Gracias a la tenacidad e insistencia de su madre hoy podemos disfrutar de esta deliciosa obra galardonada con el Premio Pulitzer. También podemos encontrar publicada La Biblia De Neón, novela escrita cuando el autor tenía 16 años. Sólo nos queda leer y releer y disfrutar esta cómica y ácida novela y visitar la estatua de Ignatius a las puertas del D. H. Holmes, centro comercial donde comienza su historia, mientras esperaba a que su madre le comprara dulces.

4 comentarios:

  1. Hola... encontré tu blog por una de esas casualidades que en la Web cada vez se hacen menos asombrosas: visito un blog que tú también visitas y ahí seguí el enlace con tu nombre... y bueno, el resto ya es conocido.
    En fin... me resulta muy agradable leer tus posts... es más, me parecen muy originales y divertidos. No hay duda que eres una persona muy culta, pues tu dominio del idioma cautiva a cualquiera.... no trato de adularte, por favor no me malinterpretes.
    Bueno, espero seguir visitando tu blog...
    Saludos desde Guatemala!

    ResponderEliminar
  2. No he leido el libro, asi que no puedo decirte sobre el. pero tu entrada me ha gustado, me anima a leerlo.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tus palabras. Eso es lo que anima a seguir escribiendo.
    Me alegro de que disfrutes de mis posts. Estaremos en contacto
    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Genial la crítica, me paré aquí porque tenía mogollón de curiosidad por saber de quién era esa foto que he visto tantas veces (la de la portada del libro): Ignatius.

    ResponderEliminar

Deja tu Huella:

LAS VISITAS